Fecha de vencimiento

Sei scaduto

Mucha agua ha pasado desde las elecciones italianas. Los resultados casi como se habían previsto: el triunfo de las derechas que ha dado lugar a la larga agonía de las tentativas de pactos varios. Algo a lo que los italianos están acostumbrados, de todas maneras. Pero no deja de ser espeluznante descubrir que vives rodeado de racismo, xenofobia, oportunismo y demás basura del ser humano.

Pero la anécdota del día electoral que se llevó la palma por lo que tiene de alegórico es la de Berlusconi aterrorizado por una atractiva chica que le bailó enfrente con los senos al aire. Tan cagado estaba el ex-Cavaliere que se encerró y no salió sino cuando le garantizaron que ya la policía se la había llevado.

La chica, una francesa-iraniana activista de FEMEN (movimiento feminista ucraniano contra la explotación sexual) se coló entre el personal de prensa (¿y la seguridad?) que esperaba a que Berlusconi depositara su voto, y cuando el pobre Silvio salió de la cabina de votación fue literalmente (y un poco sexualmente, vamos a admitir) asaltado por la chica que se subió a un banco, se quitó la camisa y le agitaba las tetas al pobre Silvio, mostrando en el torso las terribles palabras que Silvio hubiera querido NUNCA ver: Berlusconi, sei scaduto, Berlusconi has caducado.

El verbo usado fue scadere, caducar, expirar, vencerse, como se vence todo producto del mercado. El verbo que se aplica cuando, por ejemplo, una banana comienza a ablandarse, a ennegrecer y hay que tirarla a la basura. Terrible verbo. Espantoso mensaje de tres palabras escritas sobre un torso desnudo. La eficacia semántica llevada al extremo.

Lejos quedaron los días del bunga-bunga y de “la sobrina” de Moubarak, y de tantas jóvenes prostitutas de lujo de las que se rodeaba y que vivían a la sombra de los millones mal habidos del ex “Cavaliere”.

Las predicciones electorales acertaron en muchas cosas, pero no habían calculado la gran derrota de Berlusconi. Las tetas de la chica FEMEN sí. Al parecer, como práctica adivinatoria, además de la lectura de las cartas, del café, del té, habrá que añadir ahora la lectura de las tetas.

¿Y qué fue de la chica? La pusieron en un avión de vuelta con prohibición de entrada a Italia. Desde el fondo de mi corazón, sin embargo, le doy las gracias. Ver a un Berlusconi asustado por unas tetas atractivas valió la pena. Y digo como en aquel mal chiste del lobo de Caperucita cuando esta lo mandó a hacer puñetas: esta historia sí me la han cambiado.

Anuncios

2 comentarios en “Fecha de vencimiento”

    1. Pues no sé bajo qué cargos la expulsaron. Pero iría contentísima de la misión cumplida, jajajaja. Pero en verdad, si hubiera sido un hombre que muestra su trasero o su delantero lo hubieran encerrado por exposición obscena, ¿no?

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.