¿En serio? ¿En serie?

Nannie Doss Asesina en serie (1)

He aquí una foto.

Imaginemos de qué hablaban este buen hombre con esta buena mujer cuando fue tomada la foto en Oklahoma, en 1954.

Por sus vestidos se deduce que son de clase media. Por sus tallas se deduce que no les falta comida en la mesa. Por sus sonrisas se diría que están contentos… O tal vez no.

Y aquí es donde se tranca la cosa.

¿Qué es la sonrisa? ¿Es una genuina respuesta a una satisfacción interna? O es también un reflejo, un rictus social que aparece cuando por ejemplo el cerebro les dice a los músculos faciales “atención, están en una situación de foto, !sonrían, sonrían, sonrían!…”

Y la cosa se tranca, dije,  porque el hombre de la foto es el Capitán Harry Stege durante el interrogatorio de Nannie Doss, una de las pocas mujeres asesinas en serie (y en serio, obvio) de la historia.

Acaba de confesar que ha asesinado a lo largo de su vida a cuatro de sus cinco maridos, a su suegra, a sus hermanas, a dos de sus hijos, a un nieto y a su madre…

Viendo estas sonrisas de la foto, me preocupa la sonrisa más famosa del mundo.

La de la Mona Lisa.

¿En qué estaría pensando?