Tocando fondillo

no ice cream

He estado muy ocupada y un montón de gente se me adelantó con los temas. Pero aquí vamos con la (per) versión de los hechos.

El asunto es que nuestros inefables políticos se desvelan pensando en cómo llamar la atención de los ciudadanos. El advenimiento de la Web obliga a estos esforzados especímenes a actuar a pasos velocísimos para mantener la muy dispersa atención del ciudadano. Y hay que reconocer, el ciudadano común es un bicho malo, es bastante irresponsable y banal; en lugar de ocuparse de altos propósitos como la salvación, o la revolución ; … quiere un trabajo, luego quiere un salario justo, ¿y para qué? !para comer! !para beber!!

Claro, después de comer y beber tendrá que defecar, y seguro va a querer limpiarse.  ¡Así no hay líder que pueda¡ !Así no hay salvación!

Sin embargo, hay políticos que han encontrado soluciones para los problemas de los ciudadanos comunes. No tan brillantes, pero soluciones. Hasta Hitler había encontrado “solución” al “problema judío”.  Los judíos nunca estuvieron de acuerdo, hay que reconocer. !Pero no se puede ser monedita de oro!

¿Recuerdan a nuestro Presidente Caldera? Una vez les conté que él (y su brillante equipo, claro), para librarse de unas oprobiosas estadísticas que situaban mal a Venezuela en los resultados de la educación primaria, pues …prohibieron aplazar alumnos en primaria. Como dicen por ahí, muerto el perro, se acaba la rabia. Inmediatamente las estadísticas cambiaron. Casi competíamos con Japón en rendimiento escolar.

Años más tarde, la otrora copeyana, Iris Varela, en un patriótico esfuerzo por lavarle la cara a Venezuela, y emulando al padrino de Hugo Rafael (que no era otro que Rafael Caldera, recuerden), propuso eliminar los antecedentes penales. Mismo razonamiento: muerto el perro, etc.

En Italia, hace poco (una semana atrás), en Milán, un honorable alcalde de izquierda de verdad tuvo ese mismo brote genial. Es decir que el virus es ambidiestro. Para acabar con las protestas de la ciudadanía por el ruido nocturno de una calle famosa donde hay una heladería…. ¡prohibió los helados! a partir de ciertas horas. Los genios de la derecha ‘leguista’ y berlusconiana, dieron una respuesta política acorde con sus capacidades:  protestaron ¡COMIENDO HELADOS, FUERA DE LA HORA! Señores y señoras, como estamos en el primer mundo, estamos ante soluciones políticas de altura.

Pero volvamos a Venezuela, fuente de inspiración actual para los políticos ambidiestros del mundo. Entre muchas carencias, !no hay leche!  No hay reales para comprar fórmulas para bebés, ni la leche del cafecito matutino. Hay riqueza, hay petróleo, pero no hay reales. No pregunte más.

Piensa, político, piensa, !tú puedes! Mmmm. Prohibimos los teteros y, además, por ley, las madres deben producir leche suficiente para amamantar. Con eso nos quitamos de encima por lo menos a las madres con sus fastidiosos bebés.

¿Y los adultos? Esos no tienen porqué tomar leche. Ahí tienen a los chinos, cojan ejemplo. Una gran potencia mundial y ni siquiera toleran la lactosa. Eso SÍ es un verdadero revolucionario: ¡INTOLERANTE A LA LACTOSA!

Les confieso que a veces me siento política. Sobre todo cuando me limpio el c….

Y digo yo. ¿No sería una solución a este rollo de(l) papel “tualé” que decretáramos el Islam como religión de Estado? Los musulmanes son otros revolucionarios de ejemplo:  INTOLERANTES AL PAPEL “TUALÉ”. Se lavan con agua, y si no hay agua, con una piedra o con un palo. Y si les duele el c……se aguantan.

No es una solución de altura. Ya lo sé. Es más bien una solución de bajo… fondillo.

Después de este esfuerzo mental no me queda más que decirles sino:

¡Salam aleikum!