Bones

Romulo1¿Ud. creía Don Rómulo, que en 1927, cuando viajó a los llanos venezolanos había visto barbarie? Lo que entonces vio y le sirvió de base para escribir Doña Bárbara se queda corto ante lo que vivimos hoy.

Desde hace más de una semana me atormenta la noticia de que su tumba, Don Rómulo, fue profanada para robar sus huesos. No puedo sacármelo de la cabeza. También se robaron los huesos de su esposa y los de otro ex-presidente, Isaías Medina Angarita.

Pero no somos iguales ni siquiera ante la muerte. Hay muertos y muertos. Ni Doña Teotiste, su esposa, ni Isaías Medina Angarita fueron conocidos fuera del ámbito venezolano. Usted, en cambio, sí. Usted se reprodujo con sus obras y su ejemplo y ha pasado a ser parte de nuestra memoria. Por eso son sus huesos (y no otros) los que me entristecen.

Ah, no se vaya a  creer que esta profanación de tumbas y robo de huesos haya levantado mucho escándalo en la nación que usted tanto quiso. Este pueblo suyo ama el bochinche como decía Don Francisco (el de Miranda). En honor a la verdad,  hay que reconocer que buena parte del país está triste, muy triste, porque la Vinotinto perdió ante Argentina. Una Argentina sin Cristina, además.

Eso sí es lamentable. La barbarie, los huesos, bueno… qué es una raya más pa’ un tigre. Sin ánimo de ofenderlo, si no nos preocupa que maten a los vivos, ¡qué nos va a importar que profanen a los muertos!

Venezuela ya está adiestrada. Ha venido doblando el lomo desde hace años y como una bestia domesticada a través de un brutal proceso de sometimiento suspira resignada y continúa en la inmediatez. En el circo y el pan. En la Copa de América y los CLAP (son los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, Don Rómulo).

Le cuento, para que entienda este país,  que el venezolano marcha al paso que le dictan sus nuevos dueños.  Por ejemplo, trota para conseguir la bolsita de supervivencia entregada por los CLAP (¿onomatopeya de aplauso y  bofetada?), o consulta un pajarito azul (el rojo ya no se lleva) para ver la lista de las farmacias donde a lo mejor encuentra unas aspirinas para paliar su problema de hipertensión. O se reúne en guasap con su consejo comunal para preguntar quién podrá cambiarle un kilo de azúcar (que le regaló la ex-novia de un ex-amigo que es o era chavista), por una bolsa de toallas sanitarias para regalarle a una tía  que sufre de incontinencia urinaria, pero que no califica para que le vendan toallas “legalmente” porque los funcionarios encargados de la venta de toallas sanitarias han comprobado que la tía en cuestión es ya menopáusica y la incontinencia urinaria no es motivo ni necesario ni suficiente…

¿Ve lo del bochinche? Hasta yo me distraje. Don Rómulo, volviendo a sus huesos, le cuento una cosa que lo matará de risa, perdón, que le dará mucha risa: existe en la capital una “Asociación de Defensa de los Difuntos del Cementerio General del Sur”. Noooo. ¡Escuche, por favor! No es una broma macabra. ¡Es verdad! Esa peculiar Asociación, que me atrevo a calificar como única en el mundo (siempre nos distinguimos) tiene de presidente a un trabajador humilde de nombre Armando Regalado. Él ha ido a presentarle los casos de robos de huesos y profanación de tumbas (no se crea que el suyo es el único) al Psiquiatra-Alcalde Jorge Rodríguez quien se ha negado hasta ahora a procesar estas quejas porque a lo mejor esa información se usa para provecho político de la oposición… Cosa de locos, me dirá usted.

No se indigne, Don Rómulo. Yo le aconsejo que le haga caso a Jorge Rodríguez. Él ya parece haber resuelto el caso de sus huesos robados decretando en twitter que es mentira. No importa que se presenten las fotos de su tumba vacía. El que manda tiene la razón, como decía ese colega suyo, Lewis Caroll.

Lo siento Don Rómulo. Ya sé que la mitad de esto usted no lo entiende, pero como su inteligencia ya lo intuye, los bárbaros no se quedaron en el llano profundo de su Doña Bárbara, sino que ya se apoderaron completamente de su país.

Déjese de reclamos e indignaciones. No estamos para literaturas. !Relájese!

Y como estamos en un país militarizado, no es un consejo, es una orden: ¡Descanse en paz!

Anuncios

3 comentarios en “Bones”

  1. Hola Licietta.
    En verdad el artículo emplea el sarcasmo como recurso retórico de expresión, solamente. Por eso trato ficcionalmente con (aparente) ligereza e irrespeto a un imaginario interlocutor, Don Rómulo. Al hacerlo, me acuso a mí misma, en tanto venezolana, de esa banalidad, de esa superficialidad de la que hablo.
    No quería ofender a esa pequeña parte (no es una gran parte) de venezolanos que, a pesar de sus líderes, se toman en serio a Venezuela y que están comprometidos con el difícil proceso de aprender/enseñar madurez democrática a los que quieran oirlos.

    Me refería, por supuesto, y estadísticamente, a la gran parte que por ignorancia o necesidad TIENE que marchar al son que le tocan, porque de otra manera ni consiguen la medicina, ni el pan, ni la toalla sanitaria. Los ideales, van de la mano con la satisfacción de necesidades primarias. A esa gente que TIENE que hacer cola para obtener lo imprescindible no podemos exigirle ni moral ni luces.

    Y sí creo (más por salud mental que por otra cosa), como dice Gallegos en Doña Bárbara, en que Venezuela sigue siendo, en el fondo, ese lugar “donde una raza buena ama, sufre y espera.”
    !Hasta pronto!

    Me gusta

    1. Hola Lou, buon giorno! entiendo tus recursos literarios y gracias por la explicación, pero realmente la redacción del artículo nos metió a todos en el mismo saco, lo que no resulta justo para los que tratamos de nadar contracorriente, contra viendo y marea, algunos con más fuerza que otros! A la espera de tu próximo post, los que siempre leo con mucho agrado, te mando un beso

      Me gusta

  2. Hola Lou, un comentario a tu interesante reflexión de Bones.
    Si bien es cierto que gran parte de la población venezolana encaja dentro de la descripción que hiciste y se preocupa más por la bolsa de comida, la medicina o la Vino Tinto, o el contratico con PDVSA, una gran parte no encaja para nada y no todo es bochinche.
    Hay mucha gente que está luchando por corregir los gravísimos problemas de fondo que nos han conducido a la barbarie (es verdad, desafortunadamente cada vez más extendida….) y nadan contracorriente contra los desastres políticos, los abusos, las arbitrariedades, contra EL bachaqueo, la corrupción, los clap y el racionamiento eléctrico y lo hacen trabajando, manteniendose firmes a los valores y principios, dando charlas, arriesgando la piel en cada acto y manifestación contra el gobierno, arriesgando el puesto y su vida por firmar para pedir el revocatorio, y enseñando los fundamentos de las sociedades sanas, manteniendo en pie las pocas empresas que han logrado sobrevivir, para poder ser de los que ayuden en la reconstrucción nacional, o haciendo cadenas de intercambio de medicinas, o recogiendo comida para donar con los actos más heróicos de solidariedad…
    No, lo siento, no estoy de acuerdo… no todo es bochinche, y no todos marchan al ritmo que marcan los que tienen el poder… al contrario….
    Hay mucha gente que reaccionó con horror e indignación a la profanación de las tumbas y si no pueden hacer más alboroto y lograr que les escuchen es porque es verdad, también tienen que buscar su comida, sus medicinas y tratar de evitar sucumbir ante la delincuencia.
    No, no todo está perdido… dentro de tanta barbarie hay gente maravillosa haciendo maravillas por reconquistar la Venezuela que nos merecemos.
    Un beso

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.