AG – DG

Pep Guardiola

El País digital tiene un defecto. Cuando lo abres, para poder leer lo verdaderamente sustancioso tienes que restringir la mirada al tercio izquierdo de la pantalla. Los dos tercios restantes (medio y derecho) están ocupados por los deportes (FÚTBOL), farándula (FÚTBOL), y otros temas (FÚTBOL) que en general me dejan indiferente.

Pero el País gana siempre. A menos que cubras esa parte de la pantalla con una hoja en blanco (a veces lo hago), el ojo derecho se te va tras el fútbol que es EL DEPORTE español.

Así que, hace unos días, mi ojo derecho estrábico capturó al vuelo un titular donde Pep Guardiola, el exfutbolista y entrenador español, ahora actual director del Bayern de Munich dice: “Soy como una mujer”

Y yo casi grito ¿QUEEEEEEE? (y hasta derramé un poco del café matutino) ¿Pep Guardiola salio del closeeeeet?!!!

Y entonces desaparecieron de mi ya distorsionado foco visual el ISIS, Podemos, Rajoy, Renzi, la Merkel, y el resto de calamidades mundiales, ante esa sencilla frase:

“Soy como una mujer”

Porque vamos, hasta ese día, en un período muy largo que llamaremos AG (AG: Antes de Guardiola), comparar a un hombre con una mujer era una ofensa. Para ambos; pero la ofensa a la mujer pasaba desapercibida (para el hombre, claro está).

Pensemos en todo lo que AG (Antes de Guardiola) podía decirse en una frase usando la comparación … como una mujer:

  • Cobarde …
  • Llorón …
  • Quejoso …
  • Traicionero …
  • Todas las anteriores

A veces asomaba tímidamente la cacareada intuición femenina como algo digno de mencionar en una comparación. Pero a la intuición, a pesar de estar en el origen del acto creativo, nunca se le ha asignado un gran estatus en la vida de la humanidad que se diga.

En el colmo de las comparaciones ofensivas he conocido madres que para detener el llanto de sus consentidos varones los ridiculizaban con el consabido: “Deja de llorar, ¡pareces una niña!” O sea, la madre, una mujer, usaba la palabra “niña” como una ofensa … !Sin comentarios!

Resumiendo, hasta hace pocos días, ser o parecer mujer (sin serlo) no estaba bien visto. Y ahora llega nada menos que el protomacho, seleccionador de protomachos, Pep Guardiola y suelta la bomba:

“Soy como una mujer.

Y no estaba saliendo del closet, como ya lo han adivinado. Porque luego completó la idea:

…Puedo controlar varias situaciones”.

Su auto-comparación con una mujer !era POSITIVA! ¡Era enaltecedora de una virtud, no sé si femenina, pero sí de muchas mujeres. Que controlan simultáneamente muchas situaciones por necesidad, por valentía, por no tener alternativas, no por genética, como se supone.

El bueno (y según algunas, sexy) de Pep se está dando cuenta de que las circunstancias te fuerzan a ir contra-¿natura?

¿Estará cambiando el mundo? ¿Se estará feminizando el fútbol? ¿Tiene algo que ver con esto la combinación Piqué + las caderas de Shakira?

¡Ay!, después de llegar hasta aquí, no sé adónde conducen estas preguntas.

Ando desorientada; estoy hablando a tontas y a locas.

… como una mujer?

 

Anuncios

2 comentarios en “AG – DG”

  1. Sabroso de leer el post, Lou. (Siempre te leo) Lo cómico es que ser controlador puede ser (y yo creo que muy frecuentemente es) una virtud que se pasa para el lado del defecto con una facilidad pasmosa. Lo digo por experiencia. Sin embargo, estoy de acuerdo. En este caso se intenté sin duda un elogio, Una pal cieguito.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.